¡Buenos días a todos!

Hoy hemos decidido escribiros sobre algo que muchas veces os comentamos por redes sociales y, en realidad, qué mejor que un post para explicaros. Seguramente os estaréis preguntando que de qué estamos hablando. Pues se trata de unas palabras que sentimos muy nuestras y que, al fin y al cabo, se convierten en nuestro sello de identidad: el "real handmade" o, como nos gusta llamarlo, el "handmade 2.0". Para muchos el "hecho a mano" es una moda, sin embargo, para Iñaki y para mí es una forma de vida. En este mundillo nos hemos encontrado con bastantes diseñadores que venden el "hecho a mano" como si realmente se tratara de un producto artesanal cuando, en realidad, su elaboración ha sido llevada a cabo en fábricas. Si que es verdad que se trata de fábricas no muy industrializadas y de pequeño tamaño pero, aún así, no llega a ser un "real handmade" tal y como nosotros lo entendemos. Con esto no quiero desvalorizar a muchos diseñadores que cada día lo dan todo por su trabajo, tan sólo pretendo remarcar la diferencia que hay en la producción de este tipo de diseños frente a los realizados totalmente a mano, como en el caso de Lilian Urquieta.

A menudo nos preguntáis a través de las redes sociales por nuestro trabajo, por la calidad de nuestros materiales y en qué nos inspiramos a la hora de crear. En el anterior post quisimos explicaros una parte importante de nuestro trabajo, que son las personalizaciones, y en éste nos gustaría centrarnos en nuestros diseños de piel.

¿De dónde sacamos inspiración? La verdad es que la inspiración aparece en cualquier momento pero, para nosotros, es muy importante la cercanía del mar y la montaña. De ahí que casi todos nuestros diseños busquen la esencia de los colores tierra y azul, destacando siempre la naturalidad y belleza de la piel. En cada colección también tenemos algún modelo más "canalla" que, sin duda, nace influenciado por la música, siempre presente en nuestra tienda-taller. Además, los que me conocéis, sabéis que no sé parar de inventar y que la inspiración me aparece de forma repentina; pues no sería la primera vez que me levanto de un sueño con un diseño en mente y tengo que dibujarlo :).

 

 

 Una vez que tenemos los diseños dibujados pasamos a elegir los materiales y colores que vamos a utilizar. Es aquí cuando comenzamos con la búsqueda y captura de los mejores materiales, seleccionando para ello las mejores pieles españolas y preocupándonos de que las empresas con las que trabajamos respeten el medio ambiente.

 

 

Cuando ya tenemos todos los materiales en nuestro poder llega el momento de quebrarnos la cabeza para ver cómo lo vamos a hacer y comenzamos a patronar y a encajarlo todo en un molde de papel.

 

 

Posteriormente pasamos al corte de la piel, con el tradicional modo a cuchilla, y una vez ya esté todo cortado, incluso el forro interior de algodón - que es una de las novedades que podréis encontrar en nuestra nueva colección-, procedemos a coserlo todo en nuestro taller. De esa parte se suele encargar Iñaki mientras yo me dedico a dibujar las personalizaciones.

 

 

Una vez cosido no penséis que ahí se acaba el trabajo. El primer modelo de cada nueva colección se revisa a fondo por si ha tenido algún fallo o no nos convence cualquier detalle, siendo este modelo el que llamamos "de prueba" ; y, he de confesaros que yo siempre intento buscarle algún fallito para poder quedármelo, jejeje. Tras haber pasado por el control de calidad, es decir, nuestra familia y amigos, comenzamos con su fabricación en serie. Esto no quiere decir que lo mandemos hacer a una fábrica como os comentábamos al comienzo del post, sino que Iñaki se pone manos a la obra y mientras yo realizo fotografías para enseñaros los nuevos modelos a través de las redes sociales.

Al prescindir de fábrica todos los pasos los llevamos a cabo Iñaki y yo; y de ahí que cada uno de nuestros diseños sea como una pequeña parte de nosotros.

Espero que os haya gustado el post y sintáis ahrora más vuestro el handmade 2.0.

Hasta el próximo post. 

Lilian